Diferencia entre Alzheimer y Demencia. Ejemplos y Síntomas

Conoce en detalle la Diferencia entre Alzheimer y Demencia. Con la vejez todos perdemos facultades y sufrimos ciertos deterioros.

Diferencia entre Alzheimer y Demencia

Diferencia entre Alzheimer y Demencia

La vejez y la pérdida de facultades mentales son una desafortunada pero dura realidad. La enfermedad de Alzheimer es, quizás, la más común y debilitante de este tipo de aflicción. Sin embargo, la mayoría de la gente no es consciente de que la enfermedad de Alzheimer es solo una enfermedad bajo el paraguas más grande que es la demencia senil. La enfermedad de Alzheimer es quizá la más infame, pero existen muchas otras formas de esta afección.

Demencia Senil

La demencia senil puede considerarse como un término global utilizado para indicar el deterioro y la eventual pérdida de agudeza intelectual relacionada con el envejecimiento avanzado, y está causada por la degeneración de las células cerebrales. A menudo se confunde la enfermedad de Alzheimer con la misma o, alternativamente, se considera que es algo totalmente distinto. Sí y no: sí, la enfermedad de Alzheimer es una afección que se califica como Demencia Senil, pero el Alzheimer es en realidad una de sus formas. Otras formas de demencia senil son la demencia frontotemporal, la enfermedad de los cuerpos de Lewy, la enfermedad de Parkinson y la demencia vascular. El Alzheimer, por su parte, es la más común de ellas. Tampoco debe confundirse con la senilidad “normal”.

Causas de demencia

La demencia senil puede estar causada por alguna o todas las causas siguientes: alcoholismo, arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias), depresión, drogas, nutrición inadecuada, derrames cerebrales, problemas con la glándula tiroides u otras enfermedades graves. La demencia senil se caracteriza por la pérdida gradual de células cerebrales. La memoria a corto plazo del enfermo es el primer aspecto que se ve afectado. El afectado tenderá a olvidar lo que ha sucedido o de lo que se ha hablado hace apenas unas horas o incluso unos minutos. También tendrá dificultades para seguir y comprender los puntos de una conversación.

Lo que antes era fácil de comprender, ahora les costará mucho esfuerzo: cosas tan cotidianas como leer o ver su programa de televisión favorito les resultarán muy pesadas. Esta evolución puede durar varios años y será progresiva. La persona seguirá siendo consciente de lo que le rodea, pero una vez que la demencia senil se apodera de ella, la confusión y el deterioro de lo que conforma su personalidad son inevitables. Incluso las normas éticas y morales que la persona reconocía antes se verán alteradas por esta aflicción.

Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer, por su parte, es la forma más común de demencia senil. Alrededor del 60-70% de los casos de demencia pueden atribuirse al Alzheimer, pero no es un efecto “normal” del envejecimiento. Hay casos en los que el Alzheimer afecta a personas mucho más jóvenes (40-50 años). Al igual que otras formas de demencia senil, la enfermedad de Alzheimer se produce por el deterioro gradual pero progresivo de las neuronas (células cerebrales). Los estudios han demostrado que las causas potenciales son las placas y los ovillos neurofibrilares. Las placas son depósitos de proteínas que se acumulan entre los espacios de las células nerviosas.

Diferencias entre Alzheimer y Demencia

Los ovillos son fibras proteínicas que se acumulan dentro de las células. Si bien es cierto que las personas acabarán presentando estos síntomas a medida que envejecen, una persona aquejada de Alzheimer tendrá una concentración mucho mayor de placas y ovillos, previsiblemente, en la zona del cerebro que se encarga de la memoria y las funciones cognitivas.

Desarrollo

Aunque aún no se ha determinado la relación directa con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, los expertos creen que las placas y los ovillos contribuyen a las condiciones negativas que las neuronas necesitan para funcionar y mantenerse eficazmente. Una vez que la enfermedad de Alzheimer afecta a una persona, ésta sufrirá continuas pérdidas de memoria, un comportamiento impredecible y cambios de humor. La persona que padece la enfermedad de Alzheimer también tendrá dificultades progresivas para comprender y retener información.

En casos extremos, habrá brotes violentos, comportamiento extremadamente neurótico e incluso dificultad para comer, moverse y hablar. Lo peor es que el Alzheimer sigue siendo una enfermedad incurable. Existen tratamientos para aliviar los síntomas, pero solo ralentizan los efectos, aunque alivian la carga que soportan los afectados y las personas de su entorno. El Alzheimer es una enfermedad mortal y una persona puede padecerla desde unos pocos años hasta 20, dependiendo de su estado físico y de su edad en el momento en que se manifiesta la enfermedad.

Resumen de Diferencias entre Alzheimer y Demencia

  1. La Demencia Senil es la categoría que engloba las diferentes formas de demencia que padecen las personas con envejecimiento avanzado: el Alzheimer es una de ellas.
  2. La demencia senil puede estar causada por múltiples afecciones de salud o externas: la causa de la enfermedad de Alzheimer aún no se ha descubierto por completo, aunque las placas y los ovillos pueden ser la clave.
  3. El envejecimiento no es la causa de la demencia senil ni de la enfermedad de Alzheimer, pero se da con mayor frecuencia en las personas de edad avanzada.

Deja un comentario