Diferencia entre crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad

Hoy repasaremos la Diferencia entre crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. Te mostramos ejemplos y leyes aplicadas.

Diferencia entre crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad
Diferencia entre crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad

Diferencia entre crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad

Los crímenes de guerra, que pueden cometerse durante guerras civiles o interestatales, incluyen la ejecución sumaria, la explotación de la propiedad privada, la tortura y la deportación de personas contra su voluntad. El artículo 147 de la Convención de Ginebra especifica que estos actos son crímenes de guerra cuando se cometen en tiempos de guerra (Richards, 2000).

Los crímenes contra la humanidad pueden definirse como la persecución deliberada de civiles por factores como la raza, las creencias políticas, la cultura o la religión (Bassiouni, 1999). Los crímenes de lesa humanidad, que suelen ser cometidos por funcionarios gubernamentales, suelen dar lugar a actos de violencia sexual, exterminio, encarcelamiento y esclavitud humana (Enciclopedia del Holocausto, 2016).

Mientras que los actos de agresión en una situación de conflicto solo pueden considerarse crímenes de guerra cuando alcanzan un umbral específico, los actos de agresión en cualquier contexto pueden definirse como crímenes de lesa humanidad.

Por ejemplo, si los reservistas de la policía detienen violentamente a manifestantes, no puede decirse que sus acciones sean crímenes de guerra. Sin embargo, pueden ser acusados de crímenes contra la humanidad.

Diferencias entre crímenes de guerra crímenes de lesa humanidad

¿Qué son los crímenes de guerra?

Los crímenes de guerra definen actividades delictivas que se cometen en un contexto más amplio que los crímenes de lesa humanidad. Los crímenes de guerra ocurren en una situación de conflicto cuando se producen violaciones a gran escala del derecho internacional humanitario, e incluso de prácticas consuetudinarias que localmente se perciben como obligaciones legales (IIP DIGITAL, 2007). En cambio, cualquier acto delictivo puede ser un crimen contra la humanidad si va dirigido contra un grupo específico por motivos de diferencias políticas, género, raza o religión.

Los crímenes de guerra pueden ser perpetrados como un esfuerzo colectivo por soldados, o por participantes en solitario del ejército de cualquier rango.

¿Qué son los crímenes contra la humanidad?

Por otro lado, los crímenes contra la humanidad suelen perpetuarse debido a una política oficial de apoyo del gobierno. Si el gobierno regional o nacional decide atacar a una religión concreta, por ejemplo, puede aprobar normas que prohíban la práctica de determinadas costumbres propias de dicha religión. También podría incitar a otros ciudadanos contra los fieles de la religión en cuestión. Los políticos de alto rango suelen ser acusados de crímenes contra la humanidad cuando se producen actos de limpieza étnica porque son los responsables de crear políticas que apoyan estas acciones (Enciclopedia del Holocausto, 2016).

Diferencia entre crímenes de guerra crímenes de lesa humanidad

Los crímenes contra la humanidad están más estigmatizados que los crímenes de guerra (Bassiouni, 1999). Por ejemplo, muchos alemanes jóvenes y de mediana edad siguen viendo el holocausto con incredulidad y vergüenza a pesar de que ocurrió antes de que ellos nacieran. Sin embargo, los crímenes de guerra perpetrados por diversos ejércitos durante el mismo periodo han caído prácticamente en el olvido.

Conclusión sobre los crímenes de guerra y de lesa humanidad

Esencialmente, la principal diferencia entre crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra tiene que ver con las circunstancias en las que se cometen estos dos delitos. Los crímenes de guerra violan los acuerdos internacionales que dictan qué derechos humanos deben respetarse durante los conflictos armados. Los crímenes de lesa humanidad, por su parte, son crímenes perpetrados contra grupos de personas por motivos de religión, raza, diferencias políticas y género.

Deja un comentario